GANADORES IV CONCURSO DE MICRORELATOS

Tenemos el placer de anunciaros las personas ganadoras de esta edición del Concurso de Microrrelatos de la AAFQ.

1º «CAMINAR«.
Autor/a: K. R. G.

2º «EN TIEMPOS DE COVID«.
Autor/a: M. A. D. O.

Felicidades a los/as ganadores/as, y muchísimas gracias a todas las personas que han participado, por vuestro entusiasmo y esfuerzo sin el cual no se podrían llevar a cabo este tipo de actividades.

A continuación os dejamos los Microrrelatos para que puedan disfrutarlos.

CAMINAR

Autor/a: K. R. G.

Anoche me desperté sobresaltada a las cuatro de la madrugada. Me levanté lentamente de la cama y con cuidado me senté en el borde. Mis piernas quedaron colgando a unos escasos quince centímetros de la alfombrilla del suelo. Treinta segundos después me enfundé mis zapatillas y me dirigí hacia el salón. Creí haber oído algo unos segundos antes mientras dormía, o quizás simplemente hubiera ocurrido en mis sueños. Lentamente avancé por la casa, hasta que finalmente me detuve en el pasillo junto al baño. Me agarré con firmeza al marco de la puerta. Y ahí parada me quedé pensando e intentando dilucidar entre la ensoñación y la realidad durante cuarenta segundos. Mientras me hallaba detenida en la puerta oía mi respiración sobresaltada en mi pecho y un lejano pitido que se repetía rítmicamente: piip…piip… piip… ¿Dónde estoy? ¿Qué está ocurriendo? De pronto abrí los ojos y allí estaba él, un señor de pelo blanco con gafas me miraba con una media sonrisa dibujada, y un gesto amable en su cara. Iba vestido de color verde y con una voz suave y tranquilizadora me dijo: “Bienvenida a tu nueva vida”.

EN TIEMPOS DE COVID.

Autor/a: M. A. D. O.

¿Cuántas pandemias hacen falta para ser conscientes del aquí y ahora?

En tiempos de covid y confinamiento, con limitaciones para toda la sociedad, como persona con Fibrosis Quística, me he sentido más comprendida en mi vida y mi día a día, en los que abunda la cautela, prevención y aislamiento.

No nos damos cuenta lo maravilloso que es despertar cada día y regalar sonrisas cargadas de agradecimiento, disfrutar con nuestros seres queridos y de los pequeños regalos que nos ofrece nuestra naturaleza.

Esta pandemia ha venido para enseñarnos a tod@s a valorar el amor, la salud y la felicidad. Todo llega por algo.

Aunque de nuevo nos azota más a las personas vulnerables que debemos extremar las precauciones. Vivimos en una gran balanza donde hay equilibrar nuestra salud mental con nuestra responsabilidad de cuidarnos. A veces es bastante complicado y debemos pedir ayuda, ya que hemos adquirido la gran sabiduría del carpe diem, de exprimir cada segundo y disfrutarlos.

Por lo que es importante tomar consciencia, armarnos de paciencia, buscar alternativas saludables y adquirir todas las herramientas necesarias para encontrar nuestra paz y felicidad. Una mente sana es un cuerpo sano.

1 Comentario

  1. Maria Fuensanta Pérez Quiros

    Me han encantado los dos , pero el de caminar me parece precioso, como se puede decir con tan pocas letras tantos sentimientos?, mi más enhorabuena a l@s dos autores .

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *