Tratamiento

Partimos de la base de que la Fibrosis Quística es, hoy por hoy, una enfermedad sin tratamiento curativo. Los tratamientos que actualmente se aplican se destinan a paliar los efectos de la afección y a lograr una mejora integral de la salud de la persona con FQ. Paralelamente se desarrollan investigaciones que mejoran estos tratamientos o desarrollan nuevas técnicas.

La FQ es una enfermedad compleja y multisistémica; por ello su tratamiento es también complejo, pues ha de incidir sobre cada uno de los aspectos en que la enfermedad se ponga de manifiesto en cada persona.

La experiencia demuestra que la persona con FQ debe recibir una atención integral, idealmente en Unidades de Fibrosis Quística especializadas con experiencia en numerosos casos. También está demostrado que el tratamiento temprano favorece a una mejor calidad y esperanza de vida. Al mismo tiempo, ha de ser revisado periódicamente, debiendo realizarse controles de capacidad pulmonar, balances de grasa, cultivos…

El tratamiento requiere de una constancia y disciplina que ocupa gran cantidad de tiempo del día. Por ello, la persona con FQ y sus familiares frecuentemente adaptan sus esfuerzos, horarios y ritmos al que marca el tratamiento.

Debido a que en cada persona la enfermedad puede manifestarse en grado y de modo diferente, no existe un tratamiento estandarizado sino que, más bien, es el especialista quien determina en cada momento cuál es el tratamiento más adecuado.

Los tratamientos y disciplinas que actualmente se aplican son:

  • Fármacos y antibioterapia:
    • Tratamientos antibióticos por vía oral, intravenosos o inhalados.
    • Enzimas pancreáticas en cada comida, administradas por vía oral en forma de cápsulas
    • En los casos en los que se desarrolla diabetes, el tratamiento propio de esta enfermedad.
  • Fisioterapia respiratoria:
    • Ejercicios de fisioterapia respiratoria. Precedidos de la inhalación de distintos medicamentos para que se la fluidifique la mucosidad.
    • Es aconsejable la realización de algún ejercicio físico que ayude a mejorar la capacidad pulmonar.
  • Dieta y nutrición:
    • Complementos vitamínicos.
    • Complementos calóricos, además de una dieta adecuada.
    • Tomar bebidas isotónicas para prevenir la deshidratación.
  • Trasplantes:
    • En los casos de degeneración irreversible y grave de la capacidad pulmonar, el trasplante de pulmón es la única vía de solución posible.

Actualmente, se investiga en distintas técnicas antibióticas y de terapia génica que inciden en la raíz del problema. Estas investigaciones suponen una gran esperanza para el tratamiento de FQ.

A continuación os dejamos el enlace de unos videos que elaboró la Federación Española de Fibrosis Quística en 2014. Es una secuencia de 10 videos prácticos donde se habla de técnicas de fisioterapia respiratoria en Fibrosis Quística, tanto en adult@s como niñ@s y manejo, lavado y desinfección de nebulizadores;

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *