La Piel

Como en el resto de las células del cuerpo de la persona con FQ, en las glándulas sudoríparas de la piel, también está alterada la transferencia del cloro a través de la pared de la célula, aunque el proceso es algo distinto a las células epiteliales del pulmón o el páncreas.

El resultado es que la persona con FQ segrega cloro (en forma de ClNa) de forma excesiva en su sudor.

Esta excesiva pérdida de cloro (de sal) en el sudor, les produce bajos niveles de iones (que son básicos para distintos procesos orgánicos) en el organismo y deshidratación en casos de excesiva pérdida de líquido por sudoración. Así pues, deben, sobre todo en verano, tomar bebidas isotónicas para suplir este defecto de iones y asegurar la hidratación de su organismo.

La concentración de sal en el sudor es el fundamento de la principal prueba diagnóstica de la Fibrosis Quística.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *